La noche del fin del mundo

Las tropas de su católica majestad arrasaban Roma. La ciudad eterna ardía y la sangre se derramaba por las escaleras del Vaticano. El papa había huido, los cardenales pagaban para evitar el saqueo y ni siquiera las iglesias estaban a salvo de los invasores.

Era el fin del mundo.

Sigue leyendo

Anuncios